El origen del ajedrez: trigo exponencial