¿Tengo lombrices?

tengo lombrices

Somos lombrices evolucionadas

Darwin entendió por donde iban los tiros. Eso sí. Los sesudos de la época sólo llegaban a recrearse en la caricatura de Darwin con cuerpo de mono. Pero Darwin comprendió que se herían muchas “almas” si dijera que nuestro primo lejano, el gusano, era realmente el ente al que deberíamos referirnos al señalar como el culpable de que seamos como somos. Por supuesto, que eso no cuadraba con el pensamiento egocéntrico y reaccionario de las religiones.

Pero es el gusano es el responsable de los vertebrados. ¿Cómo es posible que tan asqueroso ser adquiera un papel tan importante? ¿Yo identificarme con un mundo de baba y tierra? Pues sí. No sólo nosotros. El caballo, el gato, el hombre, el topo, el pingüino y el somormujo. Para ser más precisos deberíamos decir que el causante de todo este lío es realmente la ascidia que pasa su aburrida vida pegada a la roca, filosofía de una percebe con aspecto de profiláctico. Pero en un momento lúcido se parece a un renacuajo o lombriz. Es por eso que me quedo con la parte en la que este animalito se plantea conocer mundo.

Y este ser originó, digamos, todo ser que seamos capaces de cortar por la mitad y estas partes sean simétricas.

Richard Dawkins nos dijo que el conocimiento, la cultura, la transmisión de ideas, conlleva una forma de cambio evolutivo tan cierta como la de los mismos genes. ¿Cómo? Dawkins se inventó el palabro… MEME. ¿Pero qué coj… son los memes?

Un Meme es, en las teorías sobre la difusión cultural, la unidad teórica de información cultural transmisible de un individuo a otro, o de una mente a otra, o de una generación a la siguiente. Es un neologismo acuñado por Richard Dawkins en El gen egoísta, por la semejanza fonética con “gene” —gen en inglés— y para señalar la similitud con “memoria” y “mimesis”. 

Ser feliz como una lombriz

Es decir, ¿quizás la evolución humana esté más determinada por estos memes que por los tan manidos genes? Yo estoy convencido. Pero si los memes lo generan seres que originan información y cultura. ¿Podemos sentirnos agraciados, únicos o tan exclusivos como para no sentir una vinculación íntima con el resto de los animales?

Puedo entender que Darwin entendieran que los monos con sus gestos, su fisonomía y su comportamiento fuera la primera y acertada conclusión de que estábamos ligados a ellos. Y, por supuesto, la inevitable marcha atrás en los acontecimientos evolutivos da soluciones que poco gustan a todos los que se creen tocados por la divinidad egocéntrica de las religiones.

No os molestéis más en buscar. Somos lombrices y nuestro conocimiento memético nos hace lombrices evolucionadas. Somos seres con tubo de dos orificios, el de entrada para la comida y el de salida… La evolución se ha encargado de dotarnos a los gusanos de pelos, ojos, apéndices y demás órganos que se agrupan alrededor del tubo. Y, sobretodo, nos ha hecho ser capaces de difundir nuestros memes, nuestras “lombrices”, como elemento diferenciador más importante.

\"Imagen